miércoles, 25 de febrero de 2009

27 de febrero, cuando República Dominicana culminó su larga independencia

Las historias de la independencia de naciones que previamente eran colonias siempre resultan románticas, aventureras interesantes, y la de la República Dominicana no es la excepción. Así como vimos aquí cómo Hawai perdía su independencia, es interesante ver cómo este país que ocupa dos tercios de la isla de Santo Domingo obtuvo la suya, ya que este próximo 27 de febrero se cumple un nuevo aniversario.

Cabe aclarar que esta isla de Santo Domingo, antes era conocida como La Española, y es justamente donde Cristóbal Colón desembarco un 5 de diciembre de 1492, donde comenzó la colonización española de América, con la fundación del primer emplazamiento español el Fuerte Navidad. Cuatro años después, el hijo del almirante fundó Santo Domingo, la ciudad española más antigua de América.

Por aquellos tiempos estaba poblada por cinco naciones de la etnia taína. Algunos creen que estos pobladores desaparecieron por completo por los trabajos forzados a los que los sometían los españoles, y también por la exposición a las nuevas enfermedades que estos trajeron consigo. Pero estudios genéticos actuales demostraron que todavía hay sangre taína en Santo Domingo.

Pero no nos desviemos, el asunto aquí es la independencia de República Dominicana, y esta comenzó con los piratas en el siglo XVI, cuando franceses e ingleses se apoderaron de parte de la isla, la parte occidental, que sería conocida como Haití, y ya a partir del siglo XVII tenía los límites muy bien fijados.

Pero la independencia la iniciaron los esclavos. El 16 de agosto de 1791 ocurre la primera sublevación de esclavos en la parte francesa de la isla. Pero el asunto es que por esos mismos tiempos, 1795, España pierde su parte de la isla en el Tratado de Basilea.

François Dominique Toussaint-LouvertureLas insurgencias de los esclavos siguen, se reanudan en 1801, la sublevación era encabezada por François Dominique Toussaint-Louverture, dirigente de la Revolución haitiana quien sentó las bases para erradicar la esclavitud en Santo Domingo. El 1 de enero de 1804 se proclama la independencia de Haití, o sea que una parte de la isla consiguió su independencia, pero lo que antes fuese la zona española seguía en poder de los franceses.

Convive la nueva nación junto con la colonia francesa durante varios años, hasta que el 11 de julio de 1809, los hacendados españoles, con ayuda de los ingleses, reconquistan la parte española, por lo que vuelven a ser nominalmente una colonia española, pero de España no tuvieron ni noticias, ya que en aquellos tiempos estaba invadida por Napoleón.

Pero el 1 de diciembre de 1821 José Núñez de Cáceres proclama la independencia de la parte española, con el nombre de Estado Independiente del Haití Español, es lo que se conoce como Independencia Efímera, ya que el general haitiano Jean-Pierre Boyer conquista la parte española a los tres meses.

Juan Pablo Duarte Boyer abolió la esclavitud en la parte española, y realizó una reforma agraria profunda. Pero sus pobladores no querían ser haitianos, por lo que hubo movimientos independentistas, incluso quienes buscaban la anexión a Inglaterra, Francia o nuevamente a España. Pero los partidarios de la independencia se conocíamos como los trinitarios, al mando del bautizado padre de la patria Juan Pablo Duarte.

Para 1843, sus ideas eran esparcidas por toda la parte española de la isla. Fue en la noche del 27 de febrero de 1844 cuando se fueron congregando grupos patriotas de diversas partes de la isla, y se dio comienzo a la acción separatista con el famoso “trabucazo” disparado por Ramón Matías Mella en la Puerta de La Misericordia, y que fue oído por todos los habitantes de la ciudad de Santo Domingo.

En la Puerta Conde de esa ciudad y esa misma noche se izó por primera vez la Bandera Dominicana y así quedó fundada la nueva república.

Fuentes

Moya Pons, Frank. Manual de Historia Dominicana. Santiago: UCMM, 1977.

Seabrook, William. La isla mágica. Editorial Valdemar, 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No séas anónimo, pon tu nombre abajo