lunes, 18 de mayo de 2009

21 de mayo de 1810. Semana de Mayo.

Hechos relatados por el periodista del diario Viaje en el Tiempo que ocurrieron el 21 de mayo de 1810, durante la Semana de Mayo que desembocó en la Revolución de Mayo:

El 20 de mayo todo finalizó con una fuerte efervescencia popular, y un pedido casi a gritos de un cabildo abierto urgente. Pero los integrantes del Cabildo de Buenos Aires, no se apresuraron, ni cambiaron su rutina.

21 de mayo 1810 Se reunieron a las tres de la tarde como siempre, y trataron temas tan banales como los sueldos de la policía, un impuesto nuevo que no estaba dando mucho dinero, problemas con propietarios y el pago de alquileres. Dejaron casi para el final el tratamiento del pedido que les habían hecho de convocar un cabildo abierto.

Tanto Lezica como Leyva, que el día anterior habían estado presentes ante toda la discusión, presentaron el problema ante los otros miembros del cabildo. Mientras hablaban de estos temas, en lo que hoy en día es la Plaza de Mayo, justo frente al Cabildo, se agolpó una muchedumbre de varios cientos de personas.

Plaza de Mayo en 1810 Cabe aclarar que en aquellos tiempos la plaza estaba dividida en dos por una recova y la parte que daba al Cabildo se llamaba Plaza de la Victoria desde hacía poco, en honor a la victoria sobre los ingleses durante las Invasiones.

La gente se había ido auto convocando al saber que en el Cabildo se trataría el tema que ya estaba en boca de todos. Se sabía que al virrey le habían llegado pedidos de todos lados de cabildo abierto para resolver qué hacer ante la caída del poder en España.

El cabildo entonces decidió convocar un cabildo abierto para el día siguiente, y pasaron pedido al virrey para que lo aprobase. Un diputado fue hacia el fuerte, cruzando la plaza, pero la gente no se enteró de esto, ni de que la respuesta del virrey Cisneros había sido afirmativa. Por eso comenzaron a pedir a gritos que el Cabildo diera a conocer cual era la decisión.

Invitación al cabildo abierto 22 de mayo 1810Como la gente estaba muy desordenada, se llamó a Cornelio Saavedra para que pusiera orden con sus patricios. Entre Saavedra y Leyva tranquilizaron al a gente diciéndoles que el virrey había aceptado convocar un cabildo abierto. Pero como respuesta la gente pedía que el virrey fuera suspendido. Ya se querían adelantar al la reunión del día siguiente. Luego de charlas extensas, Saavedra consiguió que la gente se fuese a su casa.

Una vez tranquilos, los regidores del Cabildo volvieron a sus temas, y comenzaron a planear qué harían al día siguiente en el cabildo abierto, como si de una partida de ajedrez se tratase. Invitación al cabildo abierto 22 de mayo 1810 detalle

Se redactó la invitación, y se la repartió. Decidieron a quienes invitarían, porque por más que el nombre de cabildo abierto suene a que todos pueden ir, no es así, sino que se invitaba a “miembros ilustres” de la administración civil, de la Iglesia y militares. También a vecinos ilustres.

Siguieron hasta altas horas ensayando y previendo todo para que se diera como ellos querían. El cabildo abierto del 22 de mayo había sido convocado para las 9 de la mañana, como se puede ver en la imagen.

Conozca todos los Sucesos de la Revolución de Mayo de 1810

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

No séas anónimo, pon tu nombre abajo