lunes, 12 de enero de 2009

Curiosidades históricas sobre los eclipses de sol

Por Martín Cagliani

El próximo 26 de enero habrá un eclipse solar anular evento que no podrá perderse ningún fana de la astronomía, si bien desgraciadamente se podrá ver de forma directa tan sólo en Sudáfrica, Antártida, Sudeste Asiático, Australia.

Pero los que no podemos viajar allí, lo podremos ver por televisión o internet, así que mejor estar preparado para ello con un poco de historia sobre los eclipses solares.

Hoy en día se sabe con exactitud cuando va a ocurrir cada eclipse y cómo va a ser, y donde se podrá ver, pero no siempre fue así obviamente.

image El primer registro histórico que tenemos de un eclipse de sol fue sobre uno ocurrido el 22 de octubre del año 2137 antes de Cristo. Se encuentra registrado en un manuscrito chino visualizado por el astrónomo Tchoung-kang. Se cuenta en el manuscrito que los astrónomos reales solían hacerlo cada año, simulando espantar al dragón que se quería comer al Sol. Pero en esta ocasión los astrólogos estaban ebrios, razón por la cual el monarca los hizo decapitar.

Otros antiguos son el eclipse de sol registrado en Ugarit, Siria que no se está de acuerdo en si fue en 1375 aC o en 1223. Los hititas también registraron uno en el año 1312 aC.

En América los mayas eran muy buenos astrónomos, y tenían un control exacto de los eclipses de sol. Los aztecas también, el más antiguo registrado es del año 1325 de nuestra era, en Tenochtitlán.

Otro eclipse de sol famoso es el relatado por el padre de la historia griego Heródoto, quien cuenta que para el año 585 aC, un eclipse detuvo una batalla entre medos y lidios, según parece la impresión que les causó condujo a la paz. Ese eclipse de sol había sido predicho por el filósofo griego Tales de Mileto.

Ibrahim, hijo de el profeta del Islam Mahoma, parece haber sido seguido por los eclipses, ya que se cuenta que la fecha de su muerte coincidió con un eclipse de sol, el 22 de enero del año 632. Y lo curioso es que en el año 661 se quizo mover el cuerpo de Ibrahim a otro sitio y justo esa fecha coincidió con otro eclipse lo que se tomó como una muestra de disgusto, así que no se lo movió nada.

En 1868 se pudo ver que los eclipses servían para mucho más, ya que el astrónomo francés Pierre-Jules-César Janssen observó un eclipse total de Sol desde la India, y comunicó la aparición de una línea espectral que no podía identificar con la producida por cualquier elemento conocido. El astrónomo inglés Sir Norman Lockyer, seguro que tal línea debía de representar un nuevo elemento, lo denominó «helio», de la voz griega con que se designa el «Sol». Sin embargo, transcurrirían 30 años más antes que se descubriera el helio en nuestro planeta.

Pero sin duda el más famoso de todos es el eclipse de sol de 1919, durante el cual astrónomos que habían viajado a Brasil y a África occidental, donde se iba a ver con propiedad, pudieron comprobar la teoría de la relatividad de Albert Einstein. Pudieron ver que los rayos de luz estelar que pasaban cerca del borde del sol se doblaban ligeramente y, por lo tanto, hacían que sus progenitores estelares aparecieran ligeramente desplazados en el cielo. Comprobando que la luz se curvaba por la acción de la gravedad.

1 comentario:

  1. La famosa observación del eclipse y de la estrella visible al lado y que debía estar en ese instante detrás del sol, no es la prueba reina de que la masa curva el espacio, sino que, en parte, es una simple prueba más de la refracción de la luz al traspasar las diferentes capas de la atmosfera solar, y en parte, es también la prueba de que la luz, también es atraída por la gravedad, porque la luz, aunque no posea masa, si posee una equivalencia en masa proporcional a su energía. Pero, de eso, no se tenía claridad antes de Einstein y su genial fórmula: E=mc2.
    Este hecho histórico de la observación de la estrella durante el eclipse es el típico caso del estudio de un hecho real, pero mal interpretado. El fenómeno se podía interpretar de las dos formas: o como evidencia de la curvatura del espacio o como el resultado combinado de: la interacción gravedad-luz de un lado y la refracción de la luz del otro lado. ¿Nunca nadie ha explicado satisfactoriamente, porque en ese caso del eclipse, no es válida ó no opera, la teoría de la refracción?
    Pero las conveniencias históricas de ese momento favorecían la tendencia por la primera interpretación. Era más importante tener al genio, y al padre de la bomba atómica, al lado de los aliados.
    Es lógico de que a veces los intereses políticos, económicos, religiosos o de cualquier otra índole presionen a los científicos, lo que no es lógico es continuar indefinidamente defendiendo: leyes, paradigmas, personajes, cultos, entre otros, y especialmente cuando ya pasó la angustia del momento.
    ¡¡ El genio me sabrá perdonar.!!! El mismo lo dijo: Masa y energía son dos presentaciones de la misma cosa.
    La gravedad interactúa con las fuerzas electromagnéticas, porque estas tienen su equivalencia en masa y en proporción a su energía. Y esa interacción será la base para unificar muy pronto la teoría cuántica con teoría de la gravedad de Newton debidamente actualizada y corregida con los aportes acertados de Einstein y su teoría de la relatividad, la cual será un buen complemento para la teoría de la gravedad de Newton, pero un mal remplazo. Y así dejaríamos de lado la errónea idea de que la gravedad es una ilusión o que es una fuerza imaginaria o que es un efecto del peralte del espacio plano deformado por la masa. Para que exista el efecto peralte en la trayectoria de un móvil tiene que existir la gravedad, para que la masa deforme o curve algo como el espacio tiene que haber una fuerza como el peso de esa masa y el espacio no podría ser vacio. sino que debe estar constituido por algo, por eso Einstein tiene que proponer una especie de malla elástica que no se ha podido definir, y entonces debe aceptarse de que el éter no existe sino que lo que existe es esa indeterminada estructura tejiendo el espacio y que se describe envolviendo por debajo a los cuerpos materiales con una especie de cono romo o un agujero; y preguntamos si ese cono y ese peralte es igual por todos los lados y también por encima, porque si es así, se anularían los peraltes unos con otros; lo que resulta como contradictorio.
    Muy pronto entenderemos que la gravedad es una fuerza tan real, como real es que en el espacio interestelar se entrecruzan e interactúan las fuerzas electromagnéticas que emiten los cuerpos materiales y comprenderemos que todas las formas de energía incluidas las emisiones electromagnéticas tienden a fluir naturalmente desde donde están más densas, más concentradas, hacia donde están menos densas o a fluir hacia donde no hay presencia de energía. Por eso es que la atracción gravitacional no solo se presenta entre la energía-materia conocida sino que también se presenta entre esta y la materia oscura desenergizada.
    Los vacios en la teoría de Newton se llenarán con los aciertos de las teorías de Einstein.

    Ver artículo completo en: http://nuevateoriasobreeluniverso.blogspot.com/

    martinjramilloperez@gmail.com

    ResponderEliminar

No séas anónimo, pon tu nombre abajo